Fallece el pintor colombiano, Fernando Botero; así fue la vez que su obra visitó Coahuila

0
44
adios botero

Las galerías de arte en Latinoamérica se ponen de luto el día de hoy.

Durante las primeras horas del día se dio a conocer el sensible fallecimiento del pintor colombiano, Fernando Botero Angulo, uno de los artistas más representativos e importantes del país que elevó el nombre de Colombia en todo el mundo gracias a su simpáticas obras.

El artista seguía pintando en su estudio hasta que sufrió una neumonía hace unos días, por la que tuvo que ingresar a un hospital, del que salió el jueves para seguir con su recuperación en casa, según informó la W Radio.

Su hija Lina Botero, en declaraciones a Caracol Radio, explicó que falleció en Mónaco esta mañana: “Llevaba cinco días bastante delicado de salud porque había desarrollado una neumonía”.

“Murió con 91 años, tuvo una vida extraordinaria y se fue en el momento indicado”, expresó su hija, conmocionada, que le recordó como una persona “que dedicó su vida a su país, que fue el tema de su obra artística”.

El deceso del maestro Botero se dio a tan solo cuatro meses de que su esposa, la artista Sophia Vari, falleciera el pasado 5 de mayo por complicaciones asociadas al cáncer.

Del 2 de agosto al 29 de septiembre del 2013 el Museo Arocena de Torreón, recibió a la obra del artista plástico Fernando Botero, siendo esta la ocasión más reciente en que su obra estuvo presente en Coahuila.

La exposición “Testimonios de la barbarie” era una colección itinerante del Museo Nacional de Colombia, que el pintor realizó entre 1999 y 2002, dejando un poco de lado su conocido estilo lúdico para abordar la violencia que vivió su país natal, Colombia, en aquella época.

“En sus pinturas evoca las casas, los pueblos, los paisajes, los personajes y las costumbres de un ‘mundo amable’. Pero, como dice el artista, Colombia ‘también tiene esa cara terrible de la violencia’”, explica el Museo Arocena en su web sobre el significado de esta muestra.

“En vista de la magnitud del drama que vive Colombia, llegó el momento en el que sentí la obligación moral de dejar un testimonio sobre un momento tan irracional de nuestra historia”, dijo Botero sobre la muestra.

En esa época el país sudamericano no sólo estaba viviendo los estragos de la guerra contra el narco, pues el gobierno también tuvo que enfrentarse a guerrilleros y grupos paramilitares por el control del territorio.

“Como consecuencia del conflicto, desde 1995 se han desplazado forzosamente más de un millón y medio de colombianos. La violencia política aumentó después de 1997, no sólo con las muertes en combate sino con los constantes homicidios, secuestros, extorsiones y atentados en contra de la población civil”, explicó el museo en ese comunicado.

Con información de VanguardiaMx.