Sears en bacarrota hace un interesante llamado a sus clientes para recordar buenos ratos

0
20

 

Para muchas personas que crecieron antes de Internet, el catálogo de Sears ERA Internet.

Los libros gruesos y pesados ​​tenían herramientas, platos, televisores, ropa, electrodomésticos y casi cualquier otra cosa que necesitaras para tu casa. Incluso, por un tiempo, vendieron casas.

Los catálogos de Navidad de Sears proporcionaron horas y horas de entretenimiento para los niños, quienes podían hojear las páginas y soñar con los últimos juguetes.

La noticia de que la otrora poderosa compañía de 132 años se declaró en bancarrota está generando nostalgia para muchos antiguos clientes que crecieron con la marca.

Rick Smith dijo que el catálogo le dio a su familia la oportunidad de comprar cosas que eran difíciles de conseguir en Paris, Kentucky, una ciudad de aproximadamente 8.000 habitantes a unos 20 kilómetros de Lexington.

“Compramos todos nuestros televisores y aparatos en Sears, así como la mayor parte de la ropa que llevábamos yo y mis dos hermanos”, dijo. “El libro de deseos de Navidad de Sears era uno de los favoritos en nuestra casa, y puedo recordar haber elegido juguetes de esa manera”, agregó.

En ese entonces, Sears no enviaba tus compras a tu casa. Tu pedido iría a una tienda de catálogo local y ellos te llamarían para que lo recogieras.

Smith también recordó haber ahorrado su asignación en la escuela secundaria para comprar zapatos oscuros de gamuza y cuero, por lo que tendría un buen par para los torneos de discursos.

Obtuvo su primera tarjeta de crédito de Sears cuando estaba en la universidad porque su padre le dijo que necesitaba establecer un crédito.

Smith dijo que no ha comprado en Sears por un tiempo (la tienda en su centro comercial local cerró hace un par de años), pero aún se siente un poco molesto por las noticias sobre la bancarrota.

La llegada del catálogo navideño de Sears fue también un evento muy esperado para Alexina Navarro y su hermano y hermana. Debían marcar diligentemente las cosas que querían que Papa Noel les regalara, pero Navarro y su hermana buscaban ropa como la que llevarían sus amigos.

“No estábamos interesados ​​en la sección de juguetes del catálogo”, dijo. “Queríamos desesperadamente encajar con la elección de ropa de nuestros compañeros, y no ser excluidos”, indicó.

Navarro recuerda que su madre le compró un abrigo de invierno cálido en Sears porque iba a la universidad en Portland, Oregón.

Su padre le enseñó a conducir en un estacionamiento de Sears, y cuando su primer auto usado necesitaba frenos, “mi padre me llevó a Sears Auto Shop para aprender a cuidar estas cosas como una chica grande”.

Navarro no compra en Sears ahora. Ella dijo que le han reemplazado algunas baterías de automóviles a lo largo de los años, pero ha pasado mucho tiempo.

Daniel O’Donnell hizo lo que llamó “la primera compra importante de mi vida de joven” del catálogo de Sears.

Ahorró durante un año para obtener los 35 dólares para comprar un telescopio refractor de 3 pulgadas y una lente y filtros adicionales. Era mucho dinero para un niño de 11 años en 1968.

“Cuando era niño, era un ‘niño espacial'”, dijo O’Donnell, y agregó que le encantaba construir modelos de cohetes de la NASA.

Ahora trabaja en seguridad de la información para una compañía que fabrica satélites de última generación.

O’Donnell dijo que su padre trabajaba para Sears cuando Allstate Insurance era parte de la compañía.

Seguía comprando allí ocasionalmente hasta el año pasado, cuando la tienda en su ciudad cerró.

La bancarrota no es el final de la cadena, pero la empresa matriz de Sears y Kmart planea cerrar 142 de sus tiendas con peor desempeño como parte del plan.

Vía CNN Español

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here