El titular de la Secretaría de Gobierno de Coahuila, Fernando de las Fuentes Hernández, aseguró que el operativo mediante el cual se llevó a cabo el desalojo de centroamericanos del campamento que tenían instalado en el exterior de la Casa del Migrante de Saltillo, se llevó a cabo con pleno respeto a las garantías individuales de estas personas, y bajo la supervisión de organismos defensores de los derechos humanos.

El funcionario señaló que dicha acción, en la que participaron elementos de diferentes corporaciones de seguridad, tuvo solamente como fin intervenir ante las numerosas faltas administrativas cometidas por los centroamericanos durante su estancia en ese campamento, y no por su situación migratoria.

Además, dijo que también se tomó en cuenta para este operativo la parte de salud, ya que por la acumulación que había de personas en ese lugar, no se estaba cumpliendo con las medidas de sana distancia ni los protocolos de prevención que se exigen ante la pandemia del COVID-19.

“Me informaron que fue una acción de la Policía Municipal en base no a la calidad de migrantes de estas personas, sino con base en las sanciones administrativas que venían cometiendo, como el de ingerir bebidas embriagantes en la vía pública, incluso realizar sus necesidades fisiológicas en la vía pública. Además, parece ser que también existía allí, muy probablemente el uso de estupefacientes”.

Dijo el Secretario.

“Fuimos acompañados por un visitador de la Comisión de los Derechos Humanos los que supervisaron que todo se hiciera como una invitación, como se haría a cualquier otro ciudadano al momento de incurrir en una falta administrativa”,

dijo Fernando de las Fuentes

Con información de Ángel Aguilar por El Heraldo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here