¿Pierdes nutrientes cuando haces jugos con frutas y verduras? Sí, en realidad

0
62

Al exprimir frutas y verduras, parte de la fibra saludable y de relleno se pierde. Esto se debe a que los extractores de jugo separan el jugo de la pulpa y las pieles ricas en fibra.

El jugo extraído de frutas y verduras tiene cantidades concentradas de vitaminas, minerales y otros nutrientes para las plantas. Si tiendes a evitar las frutas y verduras frescas, congeladas o enlatadas, el jugo puede proporcionarte una manera conveniente y refrescante de obtener una dosis saludable de nutrientes que se absorben fácilmente.

Pero al exprimir frutas y verduras, parte de la fibra saludable y de relleno se pierde. Esto se debe a que los extractores de jugo separan el jugo de la pulpa y las pieles ricas en fibra.

“Pierdes fibra de los jugos de frutas y verduras y eso hace que los jugos tengan la capacidad de aumentar su azúcar en la sangre de una manera más dramática que si comieras la fruta o verdura real”, dijo Robin Foroutan, un dietista de medicina integral y portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética.

Además de la fibra, también pierdes algunos polifenoles y antioxidantes que se encuentran en la médula de las frutas cítricas y las pieles de frutas y verduras que no se pueden extraer tan eficazmente en los jugos caseros, explicó Mario G. Ferruzzi, profesor del Departamento de Alimentos, Bioprocesamiento y Ciencias de la Nutrición en la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Si eliges jugo, no te demores en beberlo. “Es mejor beber el jugo de inmediato, porque la actividad de los antioxidantes y las enzimas disminuye con el tiempo”, dijo Foroutan.

Los antioxidantes ayudan a equilibrar la inflamación, mientras que las enzimas (como las que se encuentran en la piña) ayudan con la digestión. Si estás tomando jugo y planeas beber el jugo más tarde, es mejor guardarlo en un recipiente de vidrio hermético, refrigerarlo y consumirlo en un día, explicó Foroutan.

Los exprimidores prensados en frío no generan calor como lo hacen los exprimidores centrífugos, y el calor destruye las enzimas que se producen. Sin embargo, los exprimidores centrífugos probablemente no se calientan lo suficiente como para destruir las enzimas u oxidar los nutrientes, explicó Foroutan. “No creo que el calor generado sea suficiente para matar las enzimas o los nutrientes de la manera en que lo hace el cocinar los alimentos”, dijo Foroutan.

Vía CNN en Español

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here